Seguidores

8.3.10

Puede que no valga la pena escribir, que ni siquiera lo leas, o que aunque lo hagas, no valga de nada. Pero tambien puede que yo necesite decirte, o escribirte. Sinceramente no sé el qué, tan solo que quiero hacerlo...
Es que no te entiendo, por mas que intento, no logro entenderte. Tan solo un porquè. Me hace falta un porquè al fin, un porqué que me explique la causa por la cual ya no puedo dormir por las noches, que me aclare por qué a pesar de que te perdí no logro sacarte de mi cabeza, una simple frase que me haga entender la razon que haga que todo sea como antes, pero sin ti, lo que conlleva que ahora todo sea oscuridad.
Un sueño roto, pero al fin y al cabo un sueño. Desde que te conocí olvidé mi nostalgia, aquella que yo padecia, nostalgia de aquello que nunca jamás sucedio, la peor de todas. Antes todo se resumía en el hecho de ser habitado por una nostalgia incomprensible, el indicio de que hay un más allá. Mi mas allá eras tú, pero ahora... ¿Cómo vive una persona que perdió su destino ?
Lo peor de todo es que la nostalgia no desapareció, simplemente se transformó. Ahora mi nostalgia no es desconocida, ni oscura, ni tan siquiera incomprensible.. Ahora tan solo es añorar tu pérdida, y sinceramente, no se yo qué enfermedad era peor..
Pero tan solo tengo lo que busqué, eras un sueño, y ya se sabe, al soñar apuntamos mas alto de lo que jamás podremos llegar. Por un momento fuiste mi alivio, mi felicidad que se enfrentaba a las miserias que tenemos los que soñamos despiertos. Pero aquellos que me comprenden, son conscientes de muchas cosas que escapan a los que sólo sueñan de noche. Por eso soy feliz soñando, por eso te amaré, porque nadie me puede privar de mi derecho a soñar despierto. Pero cabe destacar que si quieres que tus sueños se cumplan, hay que despertar. No lo hice, me parecía una contradiccion, sabia que al despertar de irías, por ello continué con los ojos cerrados... por lo que el despertar fue atroz. Tú me despertaste, y ahí me encontraba, en el final, sin quererlo, sin saber como llegué hasta ese punto.
El punto en el que mis miedos se cumplieron, el miedo a perderte. Pero como alguien una vez dijo, el amor ahuyenta el miedo, pero, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. O no supe demostrarlo, o no era lo suficiente para ti, el caso es que no te tengo. El caso es que mi nostalgia cambió de sentido, ahora añoro lo que ya conozco. Y me pasó por no saber estar, por guiarme por mis impulsos, por ser de sangre caliente, porque cuando la gente observa realidades y pregunta por qué, yo sueño cosas imposible jamas imaginables y me pregunto por qué no.
Ahora tan solo me gustaria saber el porqué... El porqué del fin...

No hay comentarios:

Publicar un comentario