Seguidores

23.9.10

Se nos muere el amor.


Siento que tomo el último trozo de tiempo que queda y lo coloco entre mis manos. Lo aprieto lo suficiente como para que entienda de lo que hablo. Para que también sepa lo que es sentirse confundida, desorientada. Lo presiono lentamente, pero cuando intenta escaparse ejerzo una presión más fuerte, para que desista. Lo moldeo según mis ganas, y no, de acuerdo a sus gustos. Le hago saber que no soy la misma, y que nada me provoca lo que antes. Le explico que sigo sintiendo miedo. No hablo, sencillamente porque no lo creo necesario. Y es que entre nosotras se ha creado un lenguaje mucho más sencillo.
Quisiera decirte infinidad de cosas, que en verdad siento, pero te juro que me duele no sentir decir nada, no poder gritar lo que por dentro arde hasta llegar a quemar. Desearía poder retroceder el tiempo y retenerte ahi, en aquellos momentos en los que tu repiración en mi cuello me susurraba tranquila un te amo, aquellos momentos en los q ue tus labios delineaban mis hombros y tu voz me regalaba las palabras que tanto me gustan. Quiero sentir esa paz absoluta que me colmaba cuando tus ojos cerrados rozaban mi espalda y tu brazos retenían todo mi cuerpo. Abrazandome.
Extraño que mi mente muera de dulzura y mis sentidos se ahoguen en tus manos, extraño a mi alma descansando tranquila, en paz junto a la tuya.
Creo que nunca voy a poder apartarme del recuerdo de la rabia que contenia tu voz cuando me dijiste que creias que todo lo que te dije era mentira, que todo lo que te expresé era una pura y patética mentira. Ni te imaginas lo que me dolió escuchar eso. Sentía que no estaba hablando con vos y despues de asumir que sí habia salido de tu boca, sentí que si eso podía llegar a cruzarse por tu mente entonces ya no quedaba esperanza alguna, ya no quedaba esperanza para nada más.
Ahora creo que nunca entendiste nada, que nunca me entendiste de verdad, que siempre en tu interior dudaste en todo momento de lo que te decia, de lo que yo sentía. Abrí mi corazón con vos como con nadie, te dejé abrazar mi alma, conocer cada uno de mis defectos y mis virtudes. Te permití más que a cualquiera que haya pasado por mi vida. Y juré jamas mentirte y jamas lo hice. Te dije siempre la verdad aunque te doliera y aunque me doliera. Lo preferí asi porque se cuanto duele que te mientan y se que es mejor la peor de la verdades que una mentira, que un engaño. Hoy siento que no lo valoraste, que aún a pesar de todos esos esfuerzos seguis señalandome como a una mentirosa.
Siento que estamos transitando un pasillo largo y oscuro que parece no tener salida. Eso me asusta mucho, se que a vos tambien. Se que cuando uno está enojado aveces dice cosas que no tendría quie decir, pero tambien se que jamas, ni en la peor de mis rabias, te diría cosas que no siento.
Hoy es 23 de Septiembre, tendría que ser un día feliz para nosotras, sabes que no es un día más en e l calendario, para nuestra historia es un día señalado. Sin embargo se convirtió en un día frío y oscuro. Ya nos cuesta sonreir y se nos hizo habitual llorar.

6 comentarios: