Seguidores

2.9.10


Un lazo rojo invisible conecta a todos aquellos que estan destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El lazo se puede estirar o contraer, pero nunca romper.

Muchas veces a lo largo de la vida nos topamos con gente que nos lástima, que nos destruye, que nos hace verdaderamente felices o que nos enseña muchas cosas. Muchas veces tambien, nos preguntamos por qué? por qué apareció esa persona en mi vida? Por qué se fue? por qué justo en este momento?
.
Existe una vieja leyenda que dice que todas las personas con las que nos encontramos afectivamente a lo largo de nuestra vida, estaban unidas a nosotros por un lazo, un lazo rojo invisible que venia con cada uno desde su nacimiento. Un lazo que se puede alargar o contraer por ciertas decisiones que tomamos en la vida, pero romper? eso nunca. Es fuerte y seguro. Un lazo que nos une a ciertas personas con las que necesitabamos encontrarnos, ya sea para aprender, para sentir o para vivir algo.
Esto nos explica por qué las adopciones, por qué los amores y los desamores, por qué las ilusiones rotas y las esperazas creadas. Y es simplemente por eso, un lazo rojo invisible nos unia, para sentir, aprender o vivir. Por eso se dice que cuando conoces a una persona podes tener encuentros y desencuentros, porque si, somos humanos y nos equivocamos, pero si estamos unidos por el lazo rojo se volveran a encontrar, nos tengan duda.

Esto no es más que una leyenda pero.. ¿ podemos tener la certeza de que en nuestra vida real tendremos una segunda oportunidad para vivir lo no vivido? No, no lo sabemos, ni vos ni yo, ni ninguna leyenda china. Lo que sí tenemos es una primera oportunidad de vivir la vida con plenitud. ¿Cómo? viviendo el presente. Nadie sabe si la persona que tiene al lado va a ser la que está unida a uno por ese "lazo rojo" desde nacimiento, tampoco sabe si la persona que tenemos al lado, ya sea un amigo, un compañero o un amor nos va a enseñar algo, nos va a dejar alguna huella o nos va a hacer vivir cosas nuevas. No sabemos si ese ser va a ser alguien pasajero o nos va a cambiar la vida para siempre.
Pero... y si esa persona si era la indicada? Si el lazo rojo me unía exactamente a esa persona para ser feliz el resto de mi vida? Y yo por "no saber" por pensar en el futuro, en lo que creia correcto o en lo que los demás me decían alargo ese lazo días, meses, años?. Repito, no sabemos si vamos a poder vivir lo no vivido, por eso mismo tenemos que disfrutar del presente, tenemos que vivir día a día y hacer lo que sentimos verdaderamente en todo momento. Nunca hay que dejar para mañana algo que podemos hacer hoy, nadie sabe si va a haber un mañana. Hay que vivir cada día como si fuera el último.

1 comentario:

  1. Conocía la historia sobre el hilo rojo del destino.Llegué a sentirme unida por él. Solo espero que quien lo sienta aún pueda ver los reflejos carmesí de la idiotez emocional suprema de la se hizo responsale al conocerme. Querer a alguien no siempre implica servir, solo,seguir adelante.

    ResponderEliminar